10 cosas que no deberías hacer en una boda

Os traemos un recopilatorio de cosas que no deberías hacer en las bodas, tanto por nuestro bien como por el bien común de novios e invitados.

  1. Vestir de blanco.

Primero lo primero, vestir de blanco en una boda está reservado a la novia, y eso es una regla no escrita que todo el mundo sabe. Así que, a no ser que sepas con certeza que la novia ha optado por otro color, deja ese tono para otra ocasión y elige cualquier otro para tu look.

  1. Criticar.

Una cosa es comentar la boda, y otra muy distinta es criticar cada detalle que veas. Por supuesto cada uno puede tener sus opiniones, pero mejor reservar para otro día lo feo que te parece el vestido o lo poco que te ha gustado el banquete, especialmente delante de otros invitados… nunca sabes quién va de parte de quién ni la relación que tienen con los novios.

  1. Dar un discurso sin preparar

Si eres una de las personas a las que le han pedido decir unas palabras durante la ceremonia, asegúrate de llevarlo preparado. Si empiezas a hablar sin haberte preparado el discurso, seguramente acabarás divagando, tardando mucho o incluso contando alguna anécdota inapropiada. Asegúrate de saber qué es lo que vas a decir y se breve, el resto de invitados te lo agradecerá.

discurso

  1. Acaparar a los novios

Una boda es un acontecimiento con muchísima gente, y todos tienen las mismas ganas de estar con la pareja. Intenta no pasarte media hora hablando con ellos ya que seguramente habrá más personas esperando para felicitarlos, y por el contrario, si tienes muchas ganas de comentar la boda con ellos, propón un encuentro para algo después de la luna de miel, estarán encantados de contarte todos los detalles.

  1. No bailar ni relacionarte

Las bodas son celebraciones alegres, y la pareja seguramente querrá que sus invitados estén de buen ánimo y se lo pasen bien. Trata de no quedarte sentada o apartada sin relacionarte ni interactuar con el resto de gente, dará la sensación de que no estás a gusto.

bodas

  1. Beber mucho

Todos sabemos que estas ceremonias son motivo de beber, sobre todo si la boda tiene barra libre, pero lo suyo es controlar y no acabar montando un numerito. Hay que tratar no pasar de “contentilla” a la borracha de la boda. Recuerda que no eres la protagonista.

  1. Irte la primera

Seguramente no será agradable ver como una amiga se marcha la primera en tu boda, podría dar la sensación de que estabas deseando que terminara el evento.

  1. Asaltar el Candy bar

Hay bodas que ponen un Candy bar, o barra de dulces después del banquete. No te emociones mucho con las chucherías, puedes hacer que parezca que no te ha gustado la comida del menú  o que te has quedado con hambre.

boda

  1. Llorar más que la madrina

Alguna lagrimilla en este tipo de celebraciones nunca está de más, implica emoción por el momento. Pero de ahí a acabar llorando como una magdalena acabará llamando la atención de todo el mundo y no queremos ser el centro de atención, mucho menos durante la ceremonia.

  1. Estar de bajón

No es plato de buen gusto ver a alguien con la cara larga, o ver que alguien evidentemente no se lo está pasando bien. Deja a un lado los temas que te atormenten y trata de poner de tu parte para aprovechar el día y el momento, ¡se trata de una ocasión única! Los novios estarán encantados de ver que la gente está pasándolo bien.