Los 10 vestidos de novia más espectaculares

Para cada mujer, el día de su boda significa algo muy distinto. Puede ser el momento con el que soñó desde niña, una ceremonia totalmente tradicional, una fiesta con amigos o un cóctel sofisticado. En la búsqueda de la boda perfecta entran en escena muchos factores, el marido ideal, los invitados, la ceremonia, el menú, el lugar del banquete, y, por supuesto, el vestido de novia.

El traje de novia es uno de los protagonistas indiscutibles de cualquier boda que se precie, y en la actualidad hay diseños y estilos para todos los gustos y necesidades, pero si echamos la vista atrás, hemos podido ver a lo largo de la historia infinidad de mujeres famosas que lucían espectaculares en el día de su boda, luciendo vestidos de novia de lo más variados y elegantes. Todas ellas se convirtieron en leyenda y su look nupcial fue de lo más comentado, así que en Navas Joyeros Boda, para terminar la semana hemos elaborado una lista con los 10 vestidos de novia más espectaculares.

La boda de Grace Kelly y el príncipe Rainiero es una de las bodas históricas más sonadas, por la importancia de sus contrayentes y por su mítica historia de amor. La boda de una estrella de Hollywood con un príncipe fue un acontecimiento marcado por el romanticismo y el escándalo, siendo pocos los que la pueden olvidar. La  belleza incomparable de la novia, y  la magnitud del enlace hicieron de esta boda, una de los enlaces reales por excelencia.

Grace Kelly lució un maravilloso vestido de novia de la diseñadora americana Helen Rose,  la cual le diseñaba muchos de sus vestidos para las películas, una curiosidad es que esta diseñadora también fue la elegida para la primera boda de Elizabeth Taylor.

El diseño era un modelo ajustado por la parte superior con la ayuda de un fajín que estilizaba la figura, de un corte muy femenino elaborado con encaje y cuello alto abotonado, el cuerpo de encaje y manga larga y una falda de gran volumen, abullonada, confeccionado en seda. Como complementos nupciales lució un bouquet de lirios, y una tiara decorada en flores de azahar, tallada en diamantes y perlas que servía para sujetar un velo de 90 metros de tul de seda.

GRACE

La boda Diana de Gales y Carlos de Inglaterra fue bautizada como la boda del siglo y ninguna otra ha tenido la repercusión de la de la Princesa del Pueblo. En julio de 1981 se celebró la boda más esperada, una tímida Diana Spencer se casaba con el heredero al trono de la corona británica. El enlace entre Diana de Gales y Carlos de Inglaterra fue el acontecimiento televisivo más seguido de la historia, por más de 750 millones de personas.

El vestido de novia de Diana lo realizaron los diseñadores británicos David y Elizabeth Emanuel, una confección en seda color marfil, con escote en pico, grandes volantes y mangas abollonadas de inspiración victoriana y bordado con cerca de diez mil madre perlas. Un vestido recargado del que resaltaba la larga cola en tafetán de seda y encaje antiguo de 7,62 metros de largo. Los zapatos de la boda de Lady Diana con 150 perlas como motivo de decoración, aplique de corazón y suelas pintadas a mano en oro. Además, lució una tiara de oro con diamantes que pertenecía a la familia Spencer.

DIANA

Catherine Middleton se decantó por un precioso vestido de novia de color marfil y blanco satinado con escote corazón sobre el que lleva un cuerpo de encaje francés de manga larga que fue realizado a mano por la Real Escuela de Costura. La falda, con mucho volumen y una cola de tres metros de largo, también lleva apliques de encaje y algunas flores de seda color marfil. El corpiño de satén, estrecho en la cintura y acolchado en las caderas, se basa en la tradición victoriana de corsetería y es un detalle que caracteriza a los diseños de Alexander McQueen. Catherine lució además pendientes de diamantes en forma de pera que la firma Robinson Pelham diseñó inspirándose en el escudo de armas de la familia Middleton, que incluye bellotas y hojas de roble. La tiara era uno de los detalles más importantes del esperado enlace, y es que fue la propia reina Isabel la que quiso que la esposa de su nieto llevara una de sus joyas más especiales, la tiara Cartier que recibió de su madre por su 18º cumpleaños. Se trata de una tiara muy especial que ha pasado de generación en generación y por ello, la monarca británica quiso cedérsela a Catherine para que la luciera en su día más importante.

KATE

Valentino dejó de diseñar para su firma en el año 2008, pero solo una persona podría hacerle volver, Anne Hathaway, para la que diseñó su vestido de novia, confeccionado por las costureras de la firma en Roma.

Hathaway y su novio Adam Shulman, se casaron al atardecer en Big Sur, California. El vestido de novia, hecho a medida, era de seda y tul y repleto de cuentas de cristal. Con un marcado aire vintage y de princesa a la moda. No era totalmente blanco, en la parte inferior y de forma progresiva se cuela el rosa. El velo, inspirado en los años 20, es de encaje y con una flor adornado con pequeños cristales. Aseguran que la actriz no quiso llevar joyería para convertir el vestido de novia en el centro de toda la atención.

ANNE

Tras conocerse en el rodaje de Cleopatra, Elizabeth Taylor y Richard Burton se casaron, por primera vez, en 1964. Para esa ocasión, la actriz escogió un vestido de novia amarillo y adornó su pelo con una trenza floral. Como curiosidad, por si cinco bodas anteriormente no fueran suficiente anécdota, hacía sólo nueve días que había conseguido el divorcio de su anterior pareja.

ELIZABETH

Pertegaz fue el encargado de diseñar el vestido de novia de Letizia Ortiz, un traje de color blanco de corte princesa, manga larga, ceñido al talle, escote en pico, con cuello en forma de corola, falda amplia y cola de 4.5 metros, bordada con motivos heráldicos. El vestido de novia fue confeccionado en seda natural tramada con hilos de plata fina volteada a tres cabos.

La tiara de Letizia fue la misma que llevó en su boda la reina Sofía, de estilo imperio, en platino y diamantes. Mientras que el manto nupcial, de forma triangular y con unas medidas de tres metros de largo por dos de ancho, fue un regalo del Príncipe. De tul de seda natural en color blanco marfil con roleos y guirnaldas bordadas a mano, que mezclaban la flor de lis y la espiga. Por último, los pendientes de novia fueron un regalo de los reyes de España, unos aretes en platino con seis diamantes talla pera de 2,44 quilates, dos diamantes talla brillante de 1,22 quilates y dos diamantes talla brillante de 4,54 quilates.

LETIZIA

En 1969 la actriz británica, Audrey Hepburn, volvía a casarse; entonces con Andrea Dotti, un psiquiatra italiano. Lució para la ceremonia civil un sencillo vestido de novia corto de puños afarolados y cuello asimétrico, y como único tocado, un pañuelo.

AUDREY

El vestido de novia elegido por Beatrice Borromeo fue una creación de Armani, con un traje tradicional, sobrio, de lo más apropiado para una ceremonia religiosa. Un vestido de color rosa pálido con capa en chiffon con bordados florales blancos salpicando la caída de la falda y la parte inferior, definido como una “evolución del look 30-A16 de la colección Primavera-Verano 2015″, que adornó con una tiara floral en la misma gama.

BEATRICE

El vestido de novia de Kate Moss no decepcionó, romántica, sin extravagancias, y con un toque nostálgico y vintage al mismo tiempo, la novia no podría haber lucido un look que se ajustase más a su personalidad. De línea sencilla, cortado al bies, el vestido caía sinuoso hasta el suelo, siguiendo las envidiables curvas de la modelo, y fundiendo un cuerpo en tono opaco con una sobre capa de gasa transparente en color champán, rematada con delicados detalles en forma de strass y paillettes en color oro.

MOSS

Kim Kardashian y Kanye West difundieron algunas imágenes de su boda en Florencia, Italia, y después de un tiempo pudimos ver el vestido de novia. El traje fue confeccionado por Riccardo Tisci, diseñador de Givenchy, y costó cerca de medio millón de dólares.

KIM