¿Por qué casarse en Madrid?

Madrid, la ciudad que nunca duerme, la capital de España y, junto con Barcelona, la localidad donde más bodas se celebran. Lo más seguro que es haya millones de razones para celebrar el día más importante de vuestra vidas en Madrid, pero en Navas Joyeros Boda hemos elaborado una lista con los principales motivos, no solo prácticos, también sentimentales, románticos y divertidos. Porque casarse es Madrid es sinónimo de acierto.

Madrid cuenta con los cielos más bonitos del mundo, con mil rincones escondidos en pleno centro de la capital de los que huir del mundanal ruido. Cuenta con unos habitantes que te ayudarán siempre en todo lo que podáis necesitar y contareis con un número infinito de proveedores para celebrar vuestra boda.

Una de las experiencias más románticas que ofrece la ciudad a cualquier pareja, es poder ver el atardecer desde el templo de Debod, para después pasear con tu futuro marido o mujer por Conde Duque, detalles que no tienen precio y porque es el lugar ideal para celebrar vuestras respectivas despedidas de solteros, en ningún sitio se disfruta tanto de la noche como aquí.

Una Boda en Madrid se adaptará las cuatro estaciones del año ya que en otoño podréis disfrutar de la caída de las hojas en el Retiro, en invierno con una espectacular sesión de fotos en plena sierra, en verano en Rascafría y en primavera, porque cada rincón de la Comunidad de Madrid merece la pena. Además, encontrareis una gran variedad de fincas, hoteles y lugares con encanto para vuestra celebración.

Porque la sesión de fotos de vuestra boda por el Barrio de las Letras os hará sentir como una heroína romántica y un príncipe moderno, sorprenderos al descubrir la Plaza Mayor y sus alrededores con sus miles de secretos, hasta aparecer en la famosa Gran Vía de Madrid, la calle que nunca duerme y que siempre está abarrotada de gente.

Al estar en el centro de España, facilitará que vengan vuestros invitados desde todas partes de la geografía española, en una boda en la que podréis aunar a la perfección la tradición y la modernidad y si vienen de fuera disfrutarán de una gran oferta cultural y de ocio si pasan el fin de semana en la capital española, además, es la ciudad mejor conectada por avión, tren o carretera con el resto del mundo.

Porque casarse en Madrid significa que en el Rastro encontraréis miles de cosas ideales para la boda, desde una maleta antigua, un marco barroco para el photocall o una preciosa jaula.

En Navas Joyeros Boda estamos seguros que han vivido un momento especial en algún rincón de la capital y te ofrece una gran variedad de tiendas y ateliers de vestidos de novia.

Si Madrid fuera una persona, sería una mujer elegante, divertida y con mucha personalidad y por ello si paseas por sus calles siempre descubrirás un rincón especial, una iglesia con encanto y una estatua única.

En la capital, la temperaturas son bastante agradables, los inviernos no son duros, aunque eso sí, no podemos negar que el mes de agosto es un infierno. Porque Madrid es una ciudad cosmopolita, que nunca pierde su encanto particular y la cercanía del pueblo y posee una variedad gastronómica impresionante.

Recorrer el Paseo de la Castellana es un auténtico lujo, donde todas sus terrazas, da igual que sea invierno que verano, poseen mesas en la calle repletas de gente.

En Madrid tienes la verbena de La Paloma, los chulapos y chulapas y el chotis, el baile más sencillo que existe en el mundo y  porque la Puerta de Alcalá está viendo pasar el tiempo y espera que celebréis vuestra boda junto a ella.

Porque antes de la boda, vuestros invitados podrán tomar el famoso vermú en el Mercado de San Miguel, pudiendo casaros en la Capilla del Obispo, en la Plaza de la Paja o en pleno barrio de La Latina, con una sesión de fotos en el Arco de la Victoria al atardecer y porque, cuando acabe la fiesta, podréis desayunar churros en la famosa San Ginés. Además, aunque tus invitados vengan de Galicia o de Canarias, siempre encontrarán un hostal, hotel y vuelos baratos.

Si decidís celebrar una boda vintage, encontraréis todo lo que buscáis en los pop store de Malasaña, donde conseguir un detalle especial o inspirarte para algo será una tarea muy sencilla.

Porque Madrid cuenta con una vigilante muy especial, la diosa Cibeles y si celebráis vuestra boda en la capital coincidiendo con la Navidad conseguiréis darle a vuestra celebración un toque aún más increíble.

Vuestra boda gozará del estilo y la personalidad de una gran capital como es Madrid y vuestros familiares y amigos estarán encantados de visitarla una vez más y encontrarán sitios únicos que os cautivarán y no encontraréis en otro lugar de España.

La facilidad que da una ciudad como Madrid a la hora de organizar una boda y el orgullo de decir “yo me casé en Madrid”, y donde nunca verás un cielo más azul, rosa, rojo, morado o naranja, los colores son infinitos.

Decía Sabina que “allá donde se cruzan los caminos, donde el mar no se puede concebir, donde regresa siempre el fugitivo, pongamos que hablo de Madrid” y es que son multitud de canciones las que hablan de esta ciudad y otras muchas que han nacido en ella.

Celebrar vuestra boda en Madrid es sinónimo, como dicen los madrileños, de casarse en “la mejor ciudad del mundo”

Y porque de Madrid al cielo.