Las 10 bodas reales que todos recordaremos

Las bodas son el día más bonito y especial de todas las parejas, incluso para los miembros de las diferentes casas reales del mundo. Y es que los miembros de la realeza también encuentran el amor, y acostumbran a celebrarlo por todo lo alto.

A lo largo de las historia hemos visto a reyes y reinas, príncipes y princesas, casarse por todo lo alto, pero entre ellas hay algunas que destacan por su romántica historia de amor, por los deslumbrantes vestidos o por alguna anécdota. Los velos, las increíbles carrozas, los preciosos vestidos con largas colas… consiguen hacernos soñar cada noche. Navas Joyeros Boda os trae las 10 Bodas Reales más bonitas, que todos recordaremos y que os servirán de inspiración para hacer de vuestra boda una auténtica boda de la realeza

Kate y Guillermo

El futuro rey de Inglaterra consiguió hacer una boda una ceremonia emotiva, elegante y llena de amor. El 29 de abril de 2011, Kate y Guillermo contraían matrimonio, en una boda que fue seguida por millones de espectadores que envidiaban a la preciosa Kate.

La futura reina lucía un precioso vestido con mangas de encaje que consiguió dejar al príncipe sin respiración. Pero ni la deslumbrante belleza de la novia, ni los nervios consiguieron que Guillermo perdiese  el sentido del humor, y es que cuando caminaban al altar, el elegante novio británico le murmuraba a su mujer: “Estás guapísima”, y añadía: “Se suponía que esto sería algo más íntimo”.

Esta boda hizo soñar al Reino Unido durante mucho tiempo, y todavía muchos no se han recuperado de la emoción de ver a su príncipe casarse.

Carlos y Diana

Pero, la boda de Kate y Guillermo no ha sido la única que ha conseguido hacer soñar al Reino Unido. Muchos años antes fueron Carlos y Diana los que conseguían despertar al Reino Unido en una boda que hizo creer que los cuentos de hadas existían.

Con una cola de 8 metros de largo y tan solo 20 años, la joven Diana se casaba con el príncipe Carlos, que por entonces tenía 32. Una boda elegante y romántica, pero que desgraciadamente no acabó demasiado bien para la más conocida como Lady Di, que tras su separación del príncipe Carlos, provocada por la relación de este con Camila Parker, la princesa moría en un trágico accidente de coche que consiguió inundar el Reino Unido de lágrimas de tristeza.

En la boda, a la joven princesa le fallaron los nervios y rebautizó al príncipe Carlos, como Philip Charles Arthur George.

Felipe y Letizia

Los actuales reyes de España, además de una preciosa boda, tuvieron una romántica y acelerada historia de amor, y aunque no todo corría de su parte, su boda simbolizo el triunfo del amor ante todas las adversidades.

La Catedral de la Almudena era testigo de este compromiso, que levantó a la ciudad de Madrid y a toda España, consiguiendo saltar las lágrimas de los ojos de muchos espectadores en un día lluvioso y frío, no demasiado habitual en el mes de mayo.

La periodista lucía un sobrio, pero elegante vestido de manga larga que combinaba con la misma diadema que la reina Sofía lucía en su boda.

Alberto y Charlène

Con un precioso vestido de Giorgio Armani que resaltaba su figura, Charlène daba el “sí, quiero” al príncipe de Mónaco, convirtiéndose en la nueva princesa.

Una boda romántica y emotiva, en la que el príncipe no podía sacar de su cabeza a su madre, la elegantísima Grace Kelly, que moría tiempo antes.

Grace Kelly y Rainiero

La preciosa actriz y el entonces príncipe de Mónaco se enamoraban a primera vista en el festival de Cannes, donde se conocían.

Enfundada en un vestido diseñado por los estudios MGM con encajes de más de 125 años de antigüedad, la preciosa Grace irradiaba felicidad, tanto que incluso dejaba escapar alguna lágrima.

Una boda de película, y nunca mejor dicho, ya que ofrecieron los derechos cinematográficos exclusivos al estudio MGM, para poder romper el contrato de la actriz, siendo este su último desfile.

Rania y Abdallah

La historia de amor, digna de las mil y una noche, pero con un toque más moderno. Un flechazo en toda regla que desembocaba en una boda, tan solo cinco meses después de conocerse.

La princesa Rania con tan sólo 23 años, conquistó al mundo entero con su vestido de manga corta con bordados. La belleza, la elegancia y el amor, fueron los protagonistas de esta preciosa boda.

La joven Rania desde que se convirtió en princesa no ha dejado de defender los derechos de los más desfavorecidos, sobre todo de los niños.

Victoria de Suecia y Daniel Westling

Exactamente, 24 años después de la boda de los reyes de Suecia, la heredera del trono  se casaba con su entrenador personal, Daniel Westling.

El impresionante vestido de cuello redondo, junto a la corona de oro y perlas que llevó su madre el día de la boda, la daban una aire elegante y alegre, para una boda en la que el amor era el gran protagonista.

Mary y Federico de Dinamarca

3 años después de conocerse en un lugar poco común para los futuros reyes de Dinamarca, el cuento de hadas se hacía realidad. Vestida con un espectacular vestido, la australiana se convertía en la princesa de Dinamarca.

Desde entonces la popularidad de la princesa danesa, no ha dejado de crecer, convirtiéndose en una de las princesas más queridas de Dinamarca.

Máxima y Guillermo de Holanda

Una boda real que pudo no haberse celebrado nunca. Ya no solo porque la argentina fuese católica, mientras que la familia real holandesa es protestante, sino porque su padre fue ministro de Rafael Videla, encarcelado por los crímenes cometidos durante la guerra sucia. Hasta que no se demostró que el padre de Máxima no tuvo que ver en las muertes de la época, el Parlamento holandés no autorizó la boda.

La novia lucía un elegante y sencillo vestido, que dejaba todo el protagonismo a su gran sonrisa de felicidad. La felicidad de la argentina era tanta, que tuvo que ser consolada por su futuro marido, por no poder controlar las lágrimas.

Matilde y Felipe de Bélgica

Una boda real en toda regla, en la que ambos contrayentes eran de sangre azul, algo que cada vez es menos usual.

La sonriente princesa Matilde, lucía un sencillo vestido con una cola de cinco metros. La felicidad y el amor se reflejaban en la cara de los príncipes que actualmente viven felices con sus cuatro hijos.

Seguro que se os han saltado las lágrimas con alguna de estas románticas historias de amor. En Navas Joyeros Boda, sabemos que el día de vuestra boda es para sentiros como una princesa, y no hay mejor forma de convertirse en princesa por un día, que luciendo una preciosa tiara como las novias de la realeza más bellas. Os proponemos alguna tiaras que harán este deseo realidad y además aportarán un toque elegante y distintivo a vuestro look nupcial.

Nuestra preciosa tiara LIRIA, propia de las más bellas princesas y diosas griegas y romanas. Elaborada con oro blanco y diamantes, con las más bellas simetrías.

liria-tiara-diamantes

La bella tiara DALIA donde las formas geométricas con una flor en su interior, aportarán un aire de frescura y elegancia que tus invitados no dejarán de mirar. Una tiara propia de una princesa sencilla, elegante y moderna con la que todo príncipe querría casarse.

dalia-tiara-diamantes

La tiara FERIA, es una preciosa tiara muy similar a la que llevaba la reina Letizia en su boda con el rey Felipe VI. Una tiara elegante que aportará a tu look una elegancia y brillo que dejará a todos boquiabiertos. Se inspira en las clásicas tiaras, pero con una aire original gracias a los preciosos detalles del interior.

feria-tiara-diamantes

Estas son algunas de las tiaras que puedes encontrar en nuestra web, además Navas Joyeros Boda, les da la posibilidad de diseñar tu tiara a medida, para convertirte en la princesa o reina que más te guste, y convertir tu look en un look digno de una boda real.